Uncategorized

Mi viaje al "TV Land"

Como una verdadera “tv junkie” visitar Vancouver siempre fue uno de mis sueños. Después de varios años planificándolo finalmente el pasado marzo tuve la oportunidad de conocer esta ciudad.

Conocida como el “Hollywood” del Norte, Vancouver es una ciudad donde la industria cinematográfica crece más cada día. En esta parte de Canada se filma series como Supernatural, Arrow, The Flash, Legends of Tomorrow, Supergirl y Once Upon a Time entre muchas otras.

En siete días que pase en Vancouver pude darme cuenta rápidamente porque es uno de los destinos fílmicos más populares, mientras exploras la ciudad, a distancias relativamente cortas puedes encontrar ciudad, campo, suburbio, parques, ríos, playas y de todos los escenarios que te puedes imaginar adaptándose fácil a cualquier historia.

Visité muchos lugares y tuve la oportunidad de ver una filmación de Supergirl en un parque en el área de Chinatown. Pero sin duda una de las experiencias que voy a recordar toda mi vida, fue que pude estar presente en la última filmación de Once Upon a Time en Steveston, BC.

Localizado en Richmond, Steveston es una pequeña villa que le dio vida a Storybrooke, Maine por 6 seasons de 7 que duró la serie. Un lugar definitivamente mágico es difícil describirlo con palabras.

El primer día que visitamos el pueblo el Crew de producción se dedicaba a preparar todo para la filmación que se llevaría cabo al día siguiente. En pocas horas Steveston se convirtió en Storybrooke, cobrando vida ante mis ojos lugares íconicos de la serie como “Granny’s Diner”, “Mr. Gold Pawn Shop”, “Storybrooke Library” y la oficina del Dr. Archibald Hooper.

El segundo día regrese lista para ver la filmación, durante 8 horas en el frío vimos escenas en las participaron Captain Hook, y Henry Mills. También por allí se encontraban Alice, Robin y Dr. Hopper.

Para cerrar nuestra visita a Steveston conocimos a Colin O’Donoghue aka Captain Hook, que cabe destacar atendió a todas y cada una de las personas que estaban en lugar después de un día entero filmando.

Está demás decir que me enamore de la ciudad, con todo lo frío y lluvioso que es para esta jíbara puertorriqueña. Reúne todo lo que me gusta, buena comida, buena cerveza y set de televisión por todos los lados que caminas. Sin duda volveré porque en Vancouver se robó parte de mi corazón.